Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

     
English version     Portada

Blog

Noticias etiquetadas como "microcrédito"
21 de noviembre de 2013
Tags: microcrédito rural, microcrédito agropecuario, República Dominicana | by Manuel Sena, Delegado de Fundación CODESPA en el Caribe

Conscientes de la vulnerabilidad del sector agropecuario en República Dominicana, sector que contribuyen en un 16% al PIB del país, nuestro socio local  - Banco ADOPEM  - miembro de la red de Fundación Microfinanzas BBVA, dio en 2008 los primeros pasos para atender la demanda de microcrédito de este sector económico.

Fue en 2010 cuando, con nuestro apoyo y el de la AECID, el Banco ADOPEM diseñó un producto específico de microcrédito adaptado a las particularidades del sector agropecuario y del pequeño agricultor, acorde a los diferentes ciclos productivos y a los flujos de ingresos, permitiendo, entre otros, la amortización total al final en el momento de la cosecha.

 

 

 

Fuente: Fundación CODESPA

 

El piloto fue desarrollado en la provincia de San Juan de la Maguana en la Región Sur de República Dominicana, y permitió validar y ajustar el producto con carácter previo a su salida al mercado. 

El principal problema que nos encontramos fue que las políticas, procedimientos, sistema de información y el personal de las instituciones microfinancieras estaban especializados en atender la demanda de créditos de sectores con ciclos de producción cortos, flujos de ingresos regulares y capaz de  pagar cuotas mensuales, tales como el sector comercio y de servicio. Además, nos encontramos que había falta de personal especializado en el manejo de créditos agropecuarios. Estos aspectos fueron también abordados para su mejora.

Hasta junio de 2013 la cartera de préstamos rurales vinculada al proyecto superaba los 6,5 millones de dólares con más de 12.000 microcréditos otorgados. Por su parte, la cartera de préstamos agrícolas superaba los 2,5 millones de dólares y más de 4.100 microcréditos. 

Leer más

13 de noviembre de 2013

El papel de las finanzas inclusivas

Tags: microcrédito, responsabilidad, sobreendeudamiento | by David Díaz de Quijano i Barbero, OikoCredit Catalunya

¿Por qué son las microfinanzas tan importantes y por qué funcionan?

Anton Simanowitz, reconocido académico británico y colaborador de Oikocredit, nos acerca a una mayor comprensión del funcionamiento de este sector y de los motivos que permiten que éstas tengan un impacto positivo en la sociedad

 

En esta interesante entrevista con Simanowitz sobre los microcréditos, nos cuenta como el objetivo fundamental de las microfinanzas es proporcionar servicios financieros a aquellos colectivos de personas que quedan excluidos de las vías de financiación convencional.

Así, los microcréditos juegan un papel determinante en la provisión necesaria de recursos en el momento que éstos se presentan como más imprescindibles, bajo unas condiciones adecuadas y adaptadas al prestatario, teniendo siempre en cuenta la situación de incertidumbre e impredecibilidad bajo la cual viven la gran mayoría de los colectivos beneficiarios. 

Ante los retos presentados por el sobreendeudamiento,  Simanowitz aboga por un uso reflexivo y responsable de las microfinanzas, poniendo énfasis en el hecho que no es su uso de por sí el que solventa la pobreza, sino el uso de este servicio financiero junto con una selección consciente de los colectivos beneficiados y de sus posibilidades de devolución de la cuantía prestada.

  

Cliente de microfinanzas Valdomero Vizueto, con el gestor de créditos Marcelo Guamán, de la cooperativa de crédito COAC Fernando Daquilema, en Ecuador 

Finalmente, Simanowitz presenta unas bases fundamentales para estimular el potencial de las microfinanzas: el conocimiento extensivo de las necesidades reales de los colectivos beneficiados, así como su minuciosa selección.

Adicionalmente, enfatiza la importancia de una actitud flexible, ágil, tolerante y comprensiva por parte de las instituciones microfinancieras ante los colectivos beneficiados, particularmente en situaciones de impagos y en casos de mayor riesgo. 

Lee toda la entrevista a Simanowitz en la web de Oikocredit.

18 de septiembre de 2013

Microcréditos en especie: una oportunidad para las comunidades rurales más excluidas

Tags: microcréditos en especie, micro granjas, Haití, fondo rotatorio, acceso al crédito, seguridad alimentaria, banco de herramientas | by Linda Facchinetti, Directora General Fundación Nantik Lum

Noel Clautide vive en una casa de barro y techo de chapa en una aldea rural del municipio de Balan, Haití. Es viuda y tiene ocho hijas. Cinco de ellas son sordomudas y comparten la casa de su madre con sus propios hijos ya que los maridos las abandonaron por su minusvalía.

En Balan, así como en la mayoría de las aldeas del oeste de Haití, las comunidades no tiene acceso a agua, electricidad o saneamiento, ni existe un plan del gobierno para mejorar la situación. En octubre de 2012 Noel Clautide y su familia sobrevivieron el ciclón Isaac y consiguieron salvar su casa del derrumbe gracias a un palo de madera que les prestó un vecino.  

¿Cuál es la oportunidad que el acceso a un microcrédito puede proporcionar a mujeres olvidadas y necesitadas como Noel Clautide?

Foto: Noel Clautide con Beneco Enecia, responsable de Cedeso

La condición de extrema vulnerabilidad de estas mujeres hace necesaria la utilización de un microcrédito en especie. Se trata un instrumento novedoso que consiste en facilitar el acceso directo a bienes de consumo, herramientas, semillas o animales que han sido previamente seleccionados y adquiridos en los mercados locales. Es una herramienta especialmente efectiva con las comunidades más vulnerables que por sí solas no consiguen cubrir sus necesidades básicas y que no tienen ni recursos ni conocimientos suficientes para desplazarse hasta los mercados y comprar los artículos requeridos para desarrollar sus actividades productivas.

A través del fondo de microcrédito en especie constituido por Nantik Lum, Noel Clautide recibió tres cabras para su crianza, posterior consumo y comercialización del excedente. Además de ella, otras 162 mujeres participaron a la iniciativa recibiendo cabras y/o semillas de habichuelas tras superar con éxito el proceso de selección de un comité de crédito constituido por líderes comunitarios apoyados por técnicos locales.  

Uno de los objetivos prioritarios de esta intervención consistía en garantizar la seguridad alimentaria de familias rurales en condiciones de extrema pobreza. Otro objetivo clave era la generación de ingresos con la venta de los excedentes de la producción que permitiera la sostenibilidad de las micro granjas y la mejora de las condiciones de vida en las comunidades de la Región Oeste de Haití.

 

Foto: Primera entrega de semillas

El acceso a un crédito en especie funciona como una inversión de capital en una actividad productiva agropecuaria para que, después de varios ciclos de producción, las personas que han puesto en marcha la micro granja puedan devolver en especie al Fondo la cantidad obtenida (mas un “interés”, también en especie) para su posterior transferencia a otras familias en forma de otro microcrédito en especie. De esta forma, se consigue la rotación del Fondo.   

Para maximizar el impacto del mismo en el largo plazo, la intervención en Haití consistió no solo en el acceso al crédito sino también en el fomento de la organización comunitaria y su liderazgo en la toma de decisiones sobre la distribución del fondo en especie, para su posterior gestión sin el apoyo de organizaciones externas. Además, se desarrolló capacitación técnica por medio de talleres de producción agropecuaria y gestión micro empresarial para mejorar las habilidades técnicas y de gestión.

No podemos olvidar que el fortalecimiento y la toma de conciencia que esta intervención supuso para las mujeres en su triple rol de madres, trabajadoras y participantes activas en la vida comunitaria, constituye un refuerzo clave para que ellas se conviertan en agentes de cambio y desarrollo comunitario.

Foto: banner del proyecto en criollo, escuela de Balan

A más de doce meses transcurridos desde el inicio de este proyecto, ya se detectan dos señales importantes de éxito. Por un lado, más de cuarenta iniciativas productivas han podido acceder a un segundo microcrédito; por otro, el proyecto ha conseguido financiación adicional para crear un banco de herramientas agrícolas que rotarán entre las micro granjas existentes según la metodología del fondo de microcrédito en especie.

Facilitando acceso a microcréditos y formación en Haití podemos proporcionar oportunidades a mujeres valientes y trabajadoras como Noel Clautide, que son las primeras que se levantan y las últimas que se acuestan. Fortalecer procesos de toma de consciencia colectiva, de cohesión comunitaria e inclusión socioeconómica de las mujeres y sus familias son algunos de los frutos de las microfinanzas.

Noel Clautide es muy especial, pero hay millones de historias más de mujeres que pueden y quieren contribuir al desarrollo de sus familias y comunidades pero no tienen la oportunidad. El microcrédito en especie es la solución para muchas de ellas.

La Fundación Nantik Lum ha podido ejecutar este proyecto y crear el banco de herramientas gracias al apoyo de Clifford Chance y la colaboración de la ONG haitiano-dominicana Cedeso.

12 de junio de 2013

Las Sin Banco

Tags: microcrédito | by Nacho Zabaleta

Post elaborado por Nacho Zabaleta, autor de "Las Sin Banco" 

En estos momentos de incertidumbre financiera nos preguntamos por la utilidad de los bancos. Sin embargo, la mitad de la población mundial no tiene acceso a servicios bancarios tales como abrir una cuenta de ahorro, adquirir un seguro y por supuesto, pedir un préstamo. Están exclusión les impide planificar sus vidas. Las microfinanzas han dado respuesta a las necesidades de millones de personas mejorando su calidad de vida y de los suyos.

“LAS SIN BANCO” pretende introducir al lector sobre la historia, logros, ventajas, limitaciones, complejidades y futuras posibilidades de evolución de las microfinanzas entre los más pobres. Salpicado de ejemplos prácticos, los conceptos están contrastados con los principales referentes internacionales en esta materia.

El resultado, un texto ameno y de fácil lectura que proporciona las claves para descubrir las microfinanzas como una poderosa herramienta de lucha contra la pobreza y el acceso al mercado financiero como un derecho universal.

Jose Ignacio Zabaleta Kaehler, CFA, es profesor de dirección financiera en la Escuela de Negocios MBA, en Las Palmas de Gran Canaria, España. Asimismo trabaja como consultor internacional en materia de microfinanzas desde hace más de 10 años.

14 de marzo de 2013

Generación de CONFIANZA: un activo básico de la comunidad, un rol de las ONGD

Tags: microcrédito, Angola, confianza, desarrollo, países en conflicto, fondos rotatorios | by Ana Fonseca - Coordinadora de Habitafrica en Angola, Cristina Navarrete – Técnica de Proyectos y Jose María Matellán Pérez – Dpto. de Calidad y Sistemas de Habitafrica

La comunidad, el entorno habitacional básico que sustenta una sociedad, es la base de la misma y su principal activo.

En estos términos realizamos nuestra presentación en la mini-plenaria de la cumbre mundial de microcrédito de Valladolid en noviembre de 2011. En esos momentos ya había comenzado a ser noticia la prima de riesgo en nuestro país, y comenzábamos a sentir sus consecuencias. Ahora bien, esta realidad es continua y mucho más profunda en los ámbitos donde las ONGD hemos de estar presentes, que son países y entornos sacudidos por la inestabilidad política, los conflictos bélicos, las calamidades naturales y una larga lista de condicionantes que inciden fuertemente en anclarlas en un continuo subdesarrollo, casi perpetuo.

En esta realidad es donde las ONGD intervenimos, donde promovemos la formación de hombres y mujeres, la capacitación de los jóvenes, apoyamos la construcción de infraestructuras, la organización de redes comunitarias, así como el desarrollo y fortalecimiento económico  y financiero como un eje vital de estas sociedades. En todas nuestras intervenciones debemos partir de un elemento básico: la planificación, la organización de recursos materiales y de personas para el logro de objetivos que permitan a estas comunidades su propio desarrollo.

Ordenación territorial y planificación urbana son nuestra especialidad como organización de cooperación, si bien como ya destacamos implementamos actuaciones con fondos rotatorios gestionados por las asociaciones con las que colaboramos, instituciones microfinancieras reguladas que potencian estos fondos en estadios de un mayor desarrollo de la comunidad. Por tanto, nuestra labor es la de crear un sustrato o refortalecer un entorno mínimo que permita que la comunidad pueda por sí misma desarrollarse.

En esta filosofía de trabajo, el desarrollo de un entorno microfinanciero es un elemento vital a promover y financiar de modo perenne en estas actuaciones. De esta manera, nuestra misión es en muchos casos la de generar una primera confianza básica para que, en una comunidad que ha sido azotada por la guerra y los desplazamientos forzados (como son el caso de Angola y Mozambique) o en comunidades limitadas por su escasez de recursos (Senegal, Mali, Niger), así como en entornos y sociedades más próximas y desarrolladas pero con importantes bolsas de pobreza como las de Marruecos, aparezcan, crezcan y posteriormente se fortalezcan unos hábitos, un saber hacer, un conocimiento, una educación DE LA SOCIEDAD en la gestión de herramientas financieras, tanto de crédito como de ahorro.

Nuestra misión en estos lugares no es, en la mayoría de los casos, la constitución de entidades microfinancieras de gran volumen de cartera, ni de perseguir ratios de eficiencia económica especialmente significativos. Más al contrario, y sin restar importancia a los objetivos anteriores, nuestra misión es crear un entorno seguro para la residencia, el trabajo, la educación, la salud y también la producción e intercambio de bienes y servicios como elementos básicos de la vida humana.

Ahora la producción y comercio básicos están también necesitados de financiamiento en condiciones de riesgo e incertidumbre elevadas. Estas condiciones de riesgo e incertidumbre no garantizarían en un primer momento la implantación sostenible de una entidad de micro finanzas al uso,  pero si la puesta en marcha de fondos rotatorios donde la base de garantía es la propia comunidad, la confianza en la misma y en sí misma, y es en esta tarea donde es imprescindible la labor de los agentes sociales. Una especie de agente de crédito en un fase inicial, con ratios de número de clientes significativamente reducidos y menos rentables, dado que su principal labor es promover y sembrar la confianza entre los habitantes del barrio, formarlos en unos hábitos nuevos de crédito y de ahorro,  favorecer su crecimiento social y personal para, de esta manera, posibilitar el desarrollo económico, de sus unidades familiares; siendo estas unidades económicas las que posteriormente sustentarán el desarrollo de estos barrios y países; constituyéndose estas familias en los verdaderos motores de estas economías en desarrollo.

 

 

Puestos de comercio minorista en un mercado informal en el barrio de Damba María- Benguela (Angola)

 

En este sentido queremos destacar como ejemplo el caso del barrio de Damba Maria, en la ciudad de Benguela, (Angola). Éste es un barrio en el que Fundación Habitafrica lleva trabajando casi 10 años desde la finalización de la guerra civil que ha asolado el país después de su independencia, y donde hemos promovido en un entorno de antiguos desplazados servicios de ordenación territorial, educación y desarrollo económico, con agentes sociales que han desenvuelto las actividades de microcrédito entre los entes económicos del barrio con tasas de reembolso superiores al 98% y que en este momento estamos trasladando a la propia comunidad con un horizonte de sustentabilidad  económica.

Esta es la realidad que queremos destacar: trabajando en sectores básicos del ámbito microeconómico podemos promover la creación de un activo básico en cualquier economía, la CONFIANZA intrínseca de sus propios miembros ciudadanos, y por tanto en el desarrollo social de los mismos en países en desarrollo y en sectores de desfavorecidos y/o excluidos en economías desarrolladas con el objeto de hacerlos autosuficientes en todos los sentidos,  también el económico.
15 de enero de 2013
Tags: microcrédito, España, legislación | by Jaime Durán, Foro de Microfinanzas, miembro pleno de remEX

En una coyuntura económica y financiera como la actual en España, la actividad microfinanciera es muy necesaria. Dirigida a apoyar a personas que quieren iniciar o hacer crecer un pequeño negocio para mejorar su nivel de vida, que por no disponer de avales ni garantías no tienen ningún acceso a las fuentes de financiación en el sistema financiero formal. La gran tragedia en nuestro país es que hay mucha gente que quiere trabajar, y que sin embargo, está excluida financieramente. El microcrédito puede ser esa pequeña ayuda para salir adelante.  

Además, muchas de estas personas que están recibiendo prestaciones sociales, estarían dispuestas a sustituirlas por la posibilidad de emprender su propio negocio. Pero no nos confundamos, estas personas no necesitan un préstamo pequeño por parte de un banco. Necesitan que una entidad microfinanciera (IMF) ¡ojo no financiera! les apoye, les aconseje e incluso les forme para que su proyecto salga adelante. Porque la gran diferencia entre una entidad microfinanciera y una entidad financiera es que el objetivo de la primera es dar todo el acompañamiento necesario para sacar a esas personas adelante. No tanto que devuelvan el préstamo para obtener un beneficio financiero. El fin social es lo que diferencia el sector microfinanciero del financiero, tal y como lo concibió el Premio Nobel de la Paz Muhammad Yunus.  

Desde nuestro país, la AECID destina más de 433 millones de euros - cartera vigente del Fondo para la Concesión de Microcréditos a 31 de Diciembre de 2011 -para apoyar las microfinanzas en países en desarrollo, sin embargo, dentro España el sector microfinanciero se ha desplomado con el “colapso” de las cajas de ahorro. En el momento álgido del sector en España, en el año 2009, se entregaron 5.172 microcréditos por valor de 46,6 millones de euros, mientras que en Francia fueron 28.863 por un valor de 152 millones de euros[1].

Como se puso de relieve en el I Encuentro Nacional de MicroFinanzas que tuvo lugar en septiembre de 2010 organizado por el Foro de MicroFinanzas, los microcréditos que, desde el año 2001 se han otorgado en España, los han concedido mayoritariamente las cajas de ahorro a través de su Obra Social. Las entidades sociales (ONG, fundaciones, etc…), por lo general, han realizado el trabajo de apoyo social a las cajas, a cambio de alguna pequeña subvención. En nuestro país, las entidades sociales, a pesar de tener el contacto directo con los potenciales receptores de un microcrédito, no pueden legalmente conceder microcréditos como actividad principal. Por ello se ven abocadas a depender de las instituciones financieras o de las entidades públicas para desarrollar sus programas de microcrédito.

Resumiendo: no existen verdaderas Instituciones Microfinancieras (IMF) en España reconocidas legalmente para conceder microcréditos con vocación social.

A partir del I Encuentro Nacional de Microfinanzas, se creó un Grupo de Trabajo para promover una Legislación Microfinanciera Española, que entre otras cosas permita el nacimiento de IMF en nuestro país, cuya finalidad sea la concesión de servicios microfinancieros y la promoción del autoempleo y la cultura emprendedora entre las personas excluidas social y financieramente. Este grupo de trabajo, que reúne periódicamente desde septiembre de 2010 a una treinta organizaciones para trabajar directamente en el desarrollo de esta nueva legislación, también está en contacto y en colaboración con cerca de una centena de entidades que representan todo el sector y todas las tendencias sociales y políticas, desde cajas de ahorros, ONG, fundaciones, universidades, consultores, asociaciones de mujeres, despachos de abogados, asociaciones de inmigrantes, representantes del Fondo Social Europeo, ayuntamientos, personal de ministerios y antiguos empleados de la banca. Además, este grupo está en coordinación con Instituciones Europeas y con la Red Europea de MicroFinanzas. El objetivo es que los fondos europeos que existen y que no están llegando a España por no haber IMF, puedan en un futuro cercano ser aprovechados por nuestro país.  

Este Grupo de Trabajo está tomando como referencia algunas de las legislaciones que se han desarrollado durante los últimos años en otros países europeos. En algunos casos, se están copiando las buenas prácticas, y en otros, las lecciones que no tenemos que repetir. La legislación francesa es la que nos está sirviendo mayoritariamente de modelo, pero no sólo porque ha servido para “visibilizar” gran parte de la economía sumergida, sino por el fuerte compromiso de todas las instituciones tanto a nivel local como gubernamental y europeo. Y la razón es muy sencilla: es rentable para el individuo y la sociedad. En general, dar a las personas las herramientas adecuadas para que se pongan a trabajar en vez de recibir prestaciones sociales es beneficioso para todos.  

En abril de 2012, se celebró el II Encuentro Nacional de MicroFinanzas. En este II Encuentro se dio seguimiento al trabajo emprendido durante el I Encuentro, escuchamos y aprendimos de las intervenciones de expertos internacionales en la materia, evaluamos los progresos alcanzados hasta la fecha y finalizamos y dimos aprobación entre todos a la Propuesta de Legislación Microfinanciera Española que deseamos elevar a las instancias políticas para hacer realidad el nacimiento y desarrollo de una verdadera industria microfinanciera que consideramos importante para el futuro bienestar de España.


[1] Encuesta del EuropeanMicrofinance Network, dirigida por la Fundación NantikLum en España.

Iniciativa financiada por: Iniciativa financiada por AECID
2019 © remEX - red española de microfinanzas en el exterior. Todos los derechos reservados.