Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

     
English version     Portada

Blog

Noticias etiquetadas como "desarrollo"
8 de abril de 2013

¿El ejemplo de las microfinanzas y los emprendedores, sirven en España?

Tags: microfinanzas, desarrollo, emprendimiento, América Latina, España, microempresas | by Pilar Vereda del Abril, Fundación Iberoamericana para el Desarrollo (FIDE)

En la Fundación Iberoamericana para el Desarrollo (FIDE), pensamos que nuestra experiencia de más de 20 años, trabajando en cooperación al desarrollo con este instrumento de la economía social que son las microfinanzas, ha servido, y consideramos que hemos generado desarrollo desde abajo y desde adentro en América Latina apoyando a emprendedores, con este modelo de desarrollo que promovemos. 

Nuestro mundo global se ha hecho desde arriba con la concentración de los conocimientos, de la tecnología y de los intereses del poder tanto exterior como del establecido al interior de los países en desarrollo; y desde afuera de los países y las culturas que no formaban parte del sistema central del capitalismo por ser marginales o ex - colonias. Este modelo ha creado injusticias económicas y sociales en la población mundial, en la que las mayorías están en la pobreza y la exclusión financiera. Ante esto, en la Fundación FIDE venimos haciendo propuestas para que las mayorías puedan hacer su propio desarrollo desde abajo y desde adentro, para que tengan la capacidad de cambiar sus circunstancias, el poder de dirigir sus destinos y la oportunidad de diseñar sus vidas.  

Proponemos que sea “desde abajo” para que tengan acceso a conocimientos, técnicas y medios y, “desde adentro”, para que desde sus iniciativas y sus culturas puedan conseguir su propio desarrollo en armonía con la naturaleza. Hacemos estas propuestas porque así lo aprendimos de las mayorías, porque convivimos con su lucha contra la pobreza y porque comprobamos su extraordinaria fuerza vital para crear sus propios destinos y empleos. Porque el carácter “emprendedor” es capaz de cambiar las circunstancias de pobreza, crear riqueza y comenzar la historia del desarrollo. 

En la Fundación FIDE a lo largo de estos años hemos apoyado a ONGD, instituciones microfinancieras y cooperativas de crédito y hemos creado Bancos Comunales, utilizando diferentes herramientas de microfinanzas como son los fondos rotatorios, bancos de semillas, bancos de tiempo, cadenas de valor y microcréditos, para que desde la informalidad, que es ruptura y creación a la vez, y expresión del dinamismo de la sociedad civil, en la que han nacido tres figuras esenciales para luchar contra la pobreza e iniciar el desarrollo: los emprendedores, las microempresas y las microfinanzas

En FIDE creemos que el desarrollo depende, en primer lugar, de la voluntad, esfuerzo y talento de la gente y de sus organizaciones políticas, productivas y sociales, además de los recursos naturales, el mercado o la ayuda externa. La seguridad de conseguir el desarrollo está en la promoción del acceso a la educación, la capacitación técnica, los bienes sociales y culturales y la financiación para poder llevar a cabo las ideas.

Microempresas en Latino América

Los emprendedores han demostrado que son los nuevos sujetos del desarrollo, porque producen cambios radicales en lo social, la política y la cultura, en la producción, en el mercado y en el territorio. Se auto emplean y crean sus microempresas en su empeño por salir de la pobreza, y sus pequeños ingresos provienen de la venta de sus productos, bienes o servicios en mercados inciertos. 

Pero, ¿este modelo de desarrollo puede servir en nuestra sociedad?, ¿la sociedad española tiene la actitud emprendedora y participativa que precisa el desarrollo desde abajo y desde adentro?, ¿nuestra sociedad es consciente de que esta crisis tiene que servir de aprendizaje?, ¿es consciente de que no podemos permitirnos caer en los mismos errores de generar un desarrollo desde arriba y desde fuera? 

En la Fundación FIDE sí que lo tenemos claro y nos preguntamos por qué en la política de emprendimientos que se está implantando en España no se tienen en cuenta todas las lecciones aprendidas que hemos acumulado las personas y ONGD que trabajamos generando y apoyando a emprendedores y utilizando las microfinanzas como vía de financiación, participación y desarrollo. 

Tenemos que recordar que iniciar un emprendimiento es asumir riesgos, llevar a la práctica ideas, saber plasmarlas adecuadamente, tener los recursos necesarios y gestionarlos adecuadamente. En la Fundación FIDE lo hacemos junto con nuestras socias locales en lo que denominamos Centros Direccionales o Centros de Emprendimiento, en los que trabajamos para fomentar una actitud emprendedora de la juventud, fomentamos y nutrimos las ideas e iniciativas con estudios de mercado, capacitamos a las personas de cualquier edad para que plasmen adecuadamente en planes de negocio sus iniciativas, realizamos las asesorías técnicas que precisan para que consigan la mejor financiación, y les asesoramos y acompañamos al menos tres años para que su proyecto de vida sea un éxito y consigan las metas que se había propuesto de desarrollo personal, y de esta forma se influya en el desarrollo de España generando trabajo y riqueza.

14 de marzo de 2013

Generación de CONFIANZA: un activo básico de la comunidad, un rol de las ONGD

Tags: microcrédito, Angola, confianza, desarrollo, países en conflicto, fondos rotatorios | by Ana Fonseca - Coordinadora de Habitafrica en Angola, Cristina Navarrete – Técnica de Proyectos y Jose María Matellán Pérez – Dpto. de Calidad y Sistemas de Habitafrica

La comunidad, el entorno habitacional básico que sustenta una sociedad, es la base de la misma y su principal activo.

En estos términos realizamos nuestra presentación en la mini-plenaria de la cumbre mundial de microcrédito de Valladolid en noviembre de 2011. En esos momentos ya había comenzado a ser noticia la prima de riesgo en nuestro país, y comenzábamos a sentir sus consecuencias. Ahora bien, esta realidad es continua y mucho más profunda en los ámbitos donde las ONGD hemos de estar presentes, que son países y entornos sacudidos por la inestabilidad política, los conflictos bélicos, las calamidades naturales y una larga lista de condicionantes que inciden fuertemente en anclarlas en un continuo subdesarrollo, casi perpetuo.

En esta realidad es donde las ONGD intervenimos, donde promovemos la formación de hombres y mujeres, la capacitación de los jóvenes, apoyamos la construcción de infraestructuras, la organización de redes comunitarias, así como el desarrollo y fortalecimiento económico  y financiero como un eje vital de estas sociedades. En todas nuestras intervenciones debemos partir de un elemento básico: la planificación, la organización de recursos materiales y de personas para el logro de objetivos que permitan a estas comunidades su propio desarrollo.

Ordenación territorial y planificación urbana son nuestra especialidad como organización de cooperación, si bien como ya destacamos implementamos actuaciones con fondos rotatorios gestionados por las asociaciones con las que colaboramos, instituciones microfinancieras reguladas que potencian estos fondos en estadios de un mayor desarrollo de la comunidad. Por tanto, nuestra labor es la de crear un sustrato o refortalecer un entorno mínimo que permita que la comunidad pueda por sí misma desarrollarse.

En esta filosofía de trabajo, el desarrollo de un entorno microfinanciero es un elemento vital a promover y financiar de modo perenne en estas actuaciones. De esta manera, nuestra misión es en muchos casos la de generar una primera confianza básica para que, en una comunidad que ha sido azotada por la guerra y los desplazamientos forzados (como son el caso de Angola y Mozambique) o en comunidades limitadas por su escasez de recursos (Senegal, Mali, Niger), así como en entornos y sociedades más próximas y desarrolladas pero con importantes bolsas de pobreza como las de Marruecos, aparezcan, crezcan y posteriormente se fortalezcan unos hábitos, un saber hacer, un conocimiento, una educación DE LA SOCIEDAD en la gestión de herramientas financieras, tanto de crédito como de ahorro.

Nuestra misión en estos lugares no es, en la mayoría de los casos, la constitución de entidades microfinancieras de gran volumen de cartera, ni de perseguir ratios de eficiencia económica especialmente significativos. Más al contrario, y sin restar importancia a los objetivos anteriores, nuestra misión es crear un entorno seguro para la residencia, el trabajo, la educación, la salud y también la producción e intercambio de bienes y servicios como elementos básicos de la vida humana.

Ahora la producción y comercio básicos están también necesitados de financiamiento en condiciones de riesgo e incertidumbre elevadas. Estas condiciones de riesgo e incertidumbre no garantizarían en un primer momento la implantación sostenible de una entidad de micro finanzas al uso,  pero si la puesta en marcha de fondos rotatorios donde la base de garantía es la propia comunidad, la confianza en la misma y en sí misma, y es en esta tarea donde es imprescindible la labor de los agentes sociales. Una especie de agente de crédito en un fase inicial, con ratios de número de clientes significativamente reducidos y menos rentables, dado que su principal labor es promover y sembrar la confianza entre los habitantes del barrio, formarlos en unos hábitos nuevos de crédito y de ahorro,  favorecer su crecimiento social y personal para, de esta manera, posibilitar el desarrollo económico, de sus unidades familiares; siendo estas unidades económicas las que posteriormente sustentarán el desarrollo de estos barrios y países; constituyéndose estas familias en los verdaderos motores de estas economías en desarrollo.

 

 

Puestos de comercio minorista en un mercado informal en el barrio de Damba María- Benguela (Angola)

 

En este sentido queremos destacar como ejemplo el caso del barrio de Damba Maria, en la ciudad de Benguela, (Angola). Éste es un barrio en el que Fundación Habitafrica lleva trabajando casi 10 años desde la finalización de la guerra civil que ha asolado el país después de su independencia, y donde hemos promovido en un entorno de antiguos desplazados servicios de ordenación territorial, educación y desarrollo económico, con agentes sociales que han desenvuelto las actividades de microcrédito entre los entes económicos del barrio con tasas de reembolso superiores al 98% y que en este momento estamos trasladando a la propia comunidad con un horizonte de sustentabilidad  económica.

Esta es la realidad que queremos destacar: trabajando en sectores básicos del ámbito microeconómico podemos promover la creación de un activo básico en cualquier economía, la CONFIANZA intrínseca de sus propios miembros ciudadanos, y por tanto en el desarrollo social de los mismos en países en desarrollo y en sectores de desfavorecidos y/o excluidos en economías desarrolladas con el objeto de hacerlos autosuficientes en todos los sentidos,  también el económico.
Iniciativa financiada por: Iniciativa financiada por AECID
2019 © remEX - red española de microfinanzas en el exterior. Todos los derechos reservados.