Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

     
English version     Portada

Blog

Noticias etiquetadas como "banco de herramientas"
18 de septiembre de 2013

Microcréditos en especie: una oportunidad para las comunidades rurales más excluidas

Tags: microcréditos en especie, micro granjas, Haití, fondo rotatorio, acceso al crédito, seguridad alimentaria, banco de herramientas | by Linda Facchinetti, Directora General Fundación Nantik Lum

Noel Clautide vive en una casa de barro y techo de chapa en una aldea rural del municipio de Balan, Haití. Es viuda y tiene ocho hijas. Cinco de ellas son sordomudas y comparten la casa de su madre con sus propios hijos ya que los maridos las abandonaron por su minusvalía.

En Balan, así como en la mayoría de las aldeas del oeste de Haití, las comunidades no tiene acceso a agua, electricidad o saneamiento, ni existe un plan del gobierno para mejorar la situación. En octubre de 2012 Noel Clautide y su familia sobrevivieron el ciclón Isaac y consiguieron salvar su casa del derrumbe gracias a un palo de madera que les prestó un vecino.  

¿Cuál es la oportunidad que el acceso a un microcrédito puede proporcionar a mujeres olvidadas y necesitadas como Noel Clautide?

Foto: Noel Clautide con Beneco Enecia, responsable de Cedeso

La condición de extrema vulnerabilidad de estas mujeres hace necesaria la utilización de un microcrédito en especie. Se trata un instrumento novedoso que consiste en facilitar el acceso directo a bienes de consumo, herramientas, semillas o animales que han sido previamente seleccionados y adquiridos en los mercados locales. Es una herramienta especialmente efectiva con las comunidades más vulnerables que por sí solas no consiguen cubrir sus necesidades básicas y que no tienen ni recursos ni conocimientos suficientes para desplazarse hasta los mercados y comprar los artículos requeridos para desarrollar sus actividades productivas.

A través del fondo de microcrédito en especie constituido por Nantik Lum, Noel Clautide recibió tres cabras para su crianza, posterior consumo y comercialización del excedente. Además de ella, otras 162 mujeres participaron a la iniciativa recibiendo cabras y/o semillas de habichuelas tras superar con éxito el proceso de selección de un comité de crédito constituido por líderes comunitarios apoyados por técnicos locales.  

Uno de los objetivos prioritarios de esta intervención consistía en garantizar la seguridad alimentaria de familias rurales en condiciones de extrema pobreza. Otro objetivo clave era la generación de ingresos con la venta de los excedentes de la producción que permitiera la sostenibilidad de las micro granjas y la mejora de las condiciones de vida en las comunidades de la Región Oeste de Haití.

 

Foto: Primera entrega de semillas

El acceso a un crédito en especie funciona como una inversión de capital en una actividad productiva agropecuaria para que, después de varios ciclos de producción, las personas que han puesto en marcha la micro granja puedan devolver en especie al Fondo la cantidad obtenida (mas un “interés”, también en especie) para su posterior transferencia a otras familias en forma de otro microcrédito en especie. De esta forma, se consigue la rotación del Fondo.   

Para maximizar el impacto del mismo en el largo plazo, la intervención en Haití consistió no solo en el acceso al crédito sino también en el fomento de la organización comunitaria y su liderazgo en la toma de decisiones sobre la distribución del fondo en especie, para su posterior gestión sin el apoyo de organizaciones externas. Además, se desarrolló capacitación técnica por medio de talleres de producción agropecuaria y gestión micro empresarial para mejorar las habilidades técnicas y de gestión.

No podemos olvidar que el fortalecimiento y la toma de conciencia que esta intervención supuso para las mujeres en su triple rol de madres, trabajadoras y participantes activas en la vida comunitaria, constituye un refuerzo clave para que ellas se conviertan en agentes de cambio y desarrollo comunitario.

Foto: banner del proyecto en criollo, escuela de Balan

A más de doce meses transcurridos desde el inicio de este proyecto, ya se detectan dos señales importantes de éxito. Por un lado, más de cuarenta iniciativas productivas han podido acceder a un segundo microcrédito; por otro, el proyecto ha conseguido financiación adicional para crear un banco de herramientas agrícolas que rotarán entre las micro granjas existentes según la metodología del fondo de microcrédito en especie.

Facilitando acceso a microcréditos y formación en Haití podemos proporcionar oportunidades a mujeres valientes y trabajadoras como Noel Clautide, que son las primeras que se levantan y las últimas que se acuestan. Fortalecer procesos de toma de consciencia colectiva, de cohesión comunitaria e inclusión socioeconómica de las mujeres y sus familias son algunos de los frutos de las microfinanzas.

Noel Clautide es muy especial, pero hay millones de historias más de mujeres que pueden y quieren contribuir al desarrollo de sus familias y comunidades pero no tienen la oportunidad. El microcrédito en especie es la solución para muchas de ellas.

La Fundación Nantik Lum ha podido ejecutar este proyecto y crear el banco de herramientas gracias al apoyo de Clifford Chance y la colaboración de la ONG haitiano-dominicana Cedeso.

Iniciativa financiada por: Iniciativa financiada por AECID
2019 © remEX - red española de microfinanzas en el exterior. Todos los derechos reservados.