Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies que permiten registrar su actividad de navegación para la elaboración de informes estadísticos. La información recabada no identifica, en modo alguno, al usuario ni cualquier otra información privada. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Para recabar esta información anónima la Sociedad emplea la herramienta Google Analytics, propiedad de Google. Puede encontrar las políticas de privacidad y de Google Analytics en el centro de privacidad de Google y el complemento de inhabilitación de Google Analytics.

     
English version     Portada

Blog

21 de noviembre de 2013
Tags: microcrédito rural, microcrédito agropecuario, República Dominicana | by Manuel Sena, Delegado de Fundación CODESPA en el Caribe

Conscientes de la vulnerabilidad del sector agropecuario en República Dominicana, sector que contribuyen en un 16% al PIB del país, nuestro socio local  - Banco ADOPEM  - miembro de la red de Fundación Microfinanzas BBVA, dio en 2008 los primeros pasos para atender la demanda de microcrédito de este sector económico.

Fue en 2010 cuando, con nuestro apoyo y el de la AECID, el Banco ADOPEM diseñó un producto específico de microcrédito adaptado a las particularidades del sector agropecuario y del pequeño agricultor, acorde a los diferentes ciclos productivos y a los flujos de ingresos, permitiendo, entre otros, la amortización total al final en el momento de la cosecha.

 

 

 

Fuente: Fundación CODESPA

 

El piloto fue desarrollado en la provincia de San Juan de la Maguana en la Región Sur de República Dominicana, y permitió validar y ajustar el producto con carácter previo a su salida al mercado. 

El principal problema que nos encontramos fue que las políticas, procedimientos, sistema de información y el personal de las instituciones microfinancieras estaban especializados en atender la demanda de créditos de sectores con ciclos de producción cortos, flujos de ingresos regulares y capaz de  pagar cuotas mensuales, tales como el sector comercio y de servicio. Además, nos encontramos que había falta de personal especializado en el manejo de créditos agropecuarios. Estos aspectos fueron también abordados para su mejora.

Hasta junio de 2013 la cartera de préstamos rurales vinculada al proyecto superaba los 6,5 millones de dólares con más de 12.000 microcréditos otorgados. Por su parte, la cartera de préstamos agrícolas superaba los 2,5 millones de dólares y más de 4.100 microcréditos. 

Leer más

13 de noviembre de 2013

El papel de las finanzas inclusivas

Tags: microcrédito, responsabilidad, sobreendeudamiento | by David Díaz de Quijano i Barbero, OikoCredit Catalunya

¿Por qué son las microfinanzas tan importantes y por qué funcionan?

Anton Simanowitz, reconocido académico británico y colaborador de Oikocredit, nos acerca a una mayor comprensión del funcionamiento de este sector y de los motivos que permiten que éstas tengan un impacto positivo en la sociedad

 

En esta interesante entrevista con Simanowitz sobre los microcréditos, nos cuenta como el objetivo fundamental de las microfinanzas es proporcionar servicios financieros a aquellos colectivos de personas que quedan excluidos de las vías de financiación convencional.

Así, los microcréditos juegan un papel determinante en la provisión necesaria de recursos en el momento que éstos se presentan como más imprescindibles, bajo unas condiciones adecuadas y adaptadas al prestatario, teniendo siempre en cuenta la situación de incertidumbre e impredecibilidad bajo la cual viven la gran mayoría de los colectivos beneficiarios. 

Ante los retos presentados por el sobreendeudamiento,  Simanowitz aboga por un uso reflexivo y responsable de las microfinanzas, poniendo énfasis en el hecho que no es su uso de por sí el que solventa la pobreza, sino el uso de este servicio financiero junto con una selección consciente de los colectivos beneficiados y de sus posibilidades de devolución de la cuantía prestada.

  

Cliente de microfinanzas Valdomero Vizueto, con el gestor de créditos Marcelo Guamán, de la cooperativa de crédito COAC Fernando Daquilema, en Ecuador 

Finalmente, Simanowitz presenta unas bases fundamentales para estimular el potencial de las microfinanzas: el conocimiento extensivo de las necesidades reales de los colectivos beneficiados, así como su minuciosa selección.

Adicionalmente, enfatiza la importancia de una actitud flexible, ágil, tolerante y comprensiva por parte de las instituciones microfinancieras ante los colectivos beneficiados, particularmente en situaciones de impagos y en casos de mayor riesgo. 

Lee toda la entrevista a Simanowitz en la web de Oikocredit.

30 de octubre de 2013

Celebramos la IV reunion de la Red Española de Microfinanzas en el Exterior

Tags: microfinanzas, remEX, España, planificación, rendición de cuentas | by Verónica López Sabater

El pasado miércoles 23 de octubre tuvo lugar la IV reunion de la Red Española de Microfinanzas en el Exterior, primera que tenemos ocasion de celebrar de forma presencial este año que está a punto de terminar.

Además de ser un placer tener la oportunidad de compartir tiempo y espacio físico con los miembros y observadores de la Red participantes de la reunion, recorrimos en aproximadamente tres horas los temas que entre todos acordamos habían de conformar la agenda de la reunion:

  • revision del plan estratégico,
  • presentación de indicadores de desempeño de la red,
  • actividad de los grupos de trabajo y expectativas y
  • retos para el 2014, entre los que se incluye difundir el conocimiento generado en el seno de los grupos de trabajo existentes en el seno de la remEX.

 

 

En esta oportunidad, la Escuela de Finanzas Aplicadas de Afi - a quien agradecemos enormemente - nos cedió el uso de sus instalaciones para poder acoger a los 23 miembros y 8 observadores que hoy en día conformar la remEX, muchos de los cuales tuvieron que desplazarse desde distintos puntos del país.

 

La próxima reunion tendrá lugar en el primer semestre de 2014.

17 de octubre de 2013

¿Qué microfinanzas?, o cómo hacer que las microfinanzas estén al servicio de los pobres

Tags: #microfinanzas, pobreza, sobreendeudamiento, comunidades autogestionadas (CAF) | by Laia Oto Llorens y Miquel de Paladella, fundadores, 1x1Microcredit
Hasta el año 2010, los microcréditos y las microfinanzas avanzaron a velocidad vertiginosa, prácticamente sin crítica ni cuestionamiento. Parecía la nueva panacea el desarrollo: el acceso a crédito generaría las oportunidades definitivas que necesitan los pobres para escapar de la pobreza. La crisis en India que llevó a millones de familias pobres a sobreendeudarse abrió una brecha de credibilidad necesaria y que está ayudando a entender qué prácticas y servicios microfinancieros son realmente útiles para las comunidades pobres, y cuáles no.

Como tantas otras cosas, hemos aprendido por fin que las microfinanzas pueden ser contraproducentes por muy buena intención que se tenga; y también que pueden ser esenciales para aumentar la resiliencia de las comunidades más vulnerables.

La avidez por colocar capital para microcréditos ha conllevado que en muchas localidades en todo el mundo, las instituciones microfinancieras hayan causado un alto nivel de sobreendeudamiento entre comunidades pobres. Si en Europa, donde la educación financiera es algo mayor que en muchos otros países, muchísimas personas han caído en la trampa del sobreendeudamiento, nos podemos imaginar qué ha pasado en países con un nivel educativo inferior. Hemos aprendido que las microfinanzas no pueden ir dirigidas por la oferta, no deben responder al hambre de colocar capital para generar intereses, sino que tienen que responder a una demanda de la gente que realmente lo necesite. Cuando la oferta manda, las bondades de un microcrédito se diluyen en los efectos perversos del sobreendeudamiento.

La otra gran crítica al microcrédito surge de los tipos de interés aplicados. Este es un problema complejo. En países altamente poblados, los costes de los servicios microfinancieros, y por tanto los intereses, acostumbran a ser más bajos que en países donde la población está muy dispersa. La inflación de cada país también complica la ecuación. El gran reto de las microfinanzas de hecho son los costes de transacción. Los costes de gestionar miles de pequeños préstamos de 100€ a 500€ a personas que vienen en zonas rurales, algunos muy lejos de otros, es mucho mayor que el de gestionar pocos créditos de grandes cantidades de personas o empresas en una misma localidad. Si se quiere hacer sostenible un servicio microfinanciero y llevarlo a escala, ha de ser capaz de, al menos, cubrir su coste.

Una de las soluciones más potentes y contrastadas que minimizan los efectos perversos del crédito (nunca desaparecen), son las comunidades autofinanciadas (CAF), los bankomunales, o sistemas similares. La idea es sencilla: el crédito es importante, pero más lo es el ahorro. Y los pobres ahorran. La prueba está en que existen más de 250.000 grupos de ahorro en todo el mundo, donde personas de bajos ingresos juntan sus ahorros para prestarse entre ellos. Son grupos de 20-30 personas que gestionan su dinero de forma autónoma: lo ponen en común para responder a las demandas de pequeños créditos de sus miembros, y cargan un interés que a final de año se distribuyen entre ellos. Es una manera eficaz, eficiente y barata de promover el ahorro y acceder a crédito a pequeña escala. En las CAF, no hay excesiva oferta de crédito, los costes de gestión son muy bajos, y los tipos de interés son fijan a criterio de sus miembros. Y como al final, los beneficios se reparten entre sus miembros, éste es relativamente poco importante.

La obsesión de 1x1Microcredit desde su fundación ha sido la de aumentar la resiliencia de las poblaciones más vulnerables, ayudarlas a escapar de la pobreza a través de mecanismos microfinancieros útiles. Veíamos que las bondades del acceso a crédito requerían de mecanismos comunitarios de ahorro e inversión que harían posible eliminar sus efectos negativos, reducir los costes de transacción y aumentar las oportunidades de personas pobres. Por eso, nos hemos enfocado en la promoción de comunidades autofinanciadas y en ofrecer crédito sólo a quien participe en este tipo de grupos de ahorro.

Las CAF no llegan a financiar proyectos de inversión de más de 1.000€ o 2.000€. Ahí es donde entra 1x1Microcredit. A los miembros de CAF que tengan proyectos mayores, les ofrecemos acceso a crédito a través de nuestras organizaciones asociadas. También lo hacemos con entidades que ofrecen educación financiera y formación profesional, como es el caso de la Fundación Paraguaya, que ofrece una formación profesional de calidad, acompañada de un proyecto de microempresa y un microcrédito, o con Diyite, que acompaña a mujeres emprendedoras en sus proyectos generadores de ingresos.

Así, esperamos que este tipo de microfinanzas sí sea una herramienta poderosa para apoyar el desarrollo de muchas familias pobres.

18 de septiembre de 2013

Microcréditos en especie: una oportunidad para las comunidades rurales más excluidas

Tags: microcréditos en especie, micro granjas, Haití, fondo rotatorio, acceso al crédito, seguridad alimentaria, banco de herramientas | by Linda Facchinetti, Directora General Fundación Nantik Lum

Noel Clautide vive en una casa de barro y techo de chapa en una aldea rural del municipio de Balan, Haití. Es viuda y tiene ocho hijas. Cinco de ellas son sordomudas y comparten la casa de su madre con sus propios hijos ya que los maridos las abandonaron por su minusvalía.

En Balan, así como en la mayoría de las aldeas del oeste de Haití, las comunidades no tiene acceso a agua, electricidad o saneamiento, ni existe un plan del gobierno para mejorar la situación. En octubre de 2012 Noel Clautide y su familia sobrevivieron el ciclón Isaac y consiguieron salvar su casa del derrumbe gracias a un palo de madera que les prestó un vecino.  

¿Cuál es la oportunidad que el acceso a un microcrédito puede proporcionar a mujeres olvidadas y necesitadas como Noel Clautide?

Foto: Noel Clautide con Beneco Enecia, responsable de Cedeso

La condición de extrema vulnerabilidad de estas mujeres hace necesaria la utilización de un microcrédito en especie. Se trata un instrumento novedoso que consiste en facilitar el acceso directo a bienes de consumo, herramientas, semillas o animales que han sido previamente seleccionados y adquiridos en los mercados locales. Es una herramienta especialmente efectiva con las comunidades más vulnerables que por sí solas no consiguen cubrir sus necesidades básicas y que no tienen ni recursos ni conocimientos suficientes para desplazarse hasta los mercados y comprar los artículos requeridos para desarrollar sus actividades productivas.

A través del fondo de microcrédito en especie constituido por Nantik Lum, Noel Clautide recibió tres cabras para su crianza, posterior consumo y comercialización del excedente. Además de ella, otras 162 mujeres participaron a la iniciativa recibiendo cabras y/o semillas de habichuelas tras superar con éxito el proceso de selección de un comité de crédito constituido por líderes comunitarios apoyados por técnicos locales.  

Uno de los objetivos prioritarios de esta intervención consistía en garantizar la seguridad alimentaria de familias rurales en condiciones de extrema pobreza. Otro objetivo clave era la generación de ingresos con la venta de los excedentes de la producción que permitiera la sostenibilidad de las micro granjas y la mejora de las condiciones de vida en las comunidades de la Región Oeste de Haití.

 

Foto: Primera entrega de semillas

El acceso a un crédito en especie funciona como una inversión de capital en una actividad productiva agropecuaria para que, después de varios ciclos de producción, las personas que han puesto en marcha la micro granja puedan devolver en especie al Fondo la cantidad obtenida (mas un “interés”, también en especie) para su posterior transferencia a otras familias en forma de otro microcrédito en especie. De esta forma, se consigue la rotación del Fondo.   

Para maximizar el impacto del mismo en el largo plazo, la intervención en Haití consistió no solo en el acceso al crédito sino también en el fomento de la organización comunitaria y su liderazgo en la toma de decisiones sobre la distribución del fondo en especie, para su posterior gestión sin el apoyo de organizaciones externas. Además, se desarrolló capacitación técnica por medio de talleres de producción agropecuaria y gestión micro empresarial para mejorar las habilidades técnicas y de gestión.

No podemos olvidar que el fortalecimiento y la toma de conciencia que esta intervención supuso para las mujeres en su triple rol de madres, trabajadoras y participantes activas en la vida comunitaria, constituye un refuerzo clave para que ellas se conviertan en agentes de cambio y desarrollo comunitario.

Foto: banner del proyecto en criollo, escuela de Balan

A más de doce meses transcurridos desde el inicio de este proyecto, ya se detectan dos señales importantes de éxito. Por un lado, más de cuarenta iniciativas productivas han podido acceder a un segundo microcrédito; por otro, el proyecto ha conseguido financiación adicional para crear un banco de herramientas agrícolas que rotarán entre las micro granjas existentes según la metodología del fondo de microcrédito en especie.

Facilitando acceso a microcréditos y formación en Haití podemos proporcionar oportunidades a mujeres valientes y trabajadoras como Noel Clautide, que son las primeras que se levantan y las últimas que se acuestan. Fortalecer procesos de toma de consciencia colectiva, de cohesión comunitaria e inclusión socioeconómica de las mujeres y sus familias son algunos de los frutos de las microfinanzas.

Noel Clautide es muy especial, pero hay millones de historias más de mujeres que pueden y quieren contribuir al desarrollo de sus familias y comunidades pero no tienen la oportunidad. El microcrédito en especie es la solución para muchas de ellas.

La Fundación Nantik Lum ha podido ejecutar este proyecto y crear el banco de herramientas gracias al apoyo de Clifford Chance y la colaboración de la ONG haitiano-dominicana Cedeso.

12 de agosto de 2013

Microfinanzas en Paraguay. Volver a los orígenes

Tags: microfinanzas, Paraguay | by Marcel Abbad Sort. MACS Consultoría Social

He estado trabajando intensamente con el objeto de organizar (y arrancar) una nueva IMF (Institución Micro Financiera) en el norte de Paraguay. Concretamente en la provincia de San Pedro que, junto con Concepción, son las zonas más septentrionales. Un poco más hacia el norte  de la capital de la provincia, ya casi tocando a  Brasil, existen cuatro asentamientos humanos enormemente pobres, perdidos en medio de la nada, y escondidos a la vista  de los humanos (os suena eso de la pobreza disimulada y escondida? La he podido ver en Mali, Burkina, Níger, Filipinas, India, Senegal, Marruecos, El Salvador, Ecuador, Bolivia, Perú. El instinto de esconder nuestra propia miseria es una especie de pudor, medio hipócrita, medio vergonzante, que se repite por todo el planeta). 

De entre los cuatro asentamientos, tal vez Espíritu Santo (así se llama uno de ellos)  sea el más representativo. Y no solo por su bello nombre, sino por el lugar maravilloso en el que se encuentra y por la actitud de sus habitantes y pobladores, persones todas ellas optimistas, trabajadoras, sufridas y compasivas.

Espíritu Santo es un paraíso de humanidad y desde luego no podría llamarse de otra manera! Sus habitantes son colonos. Aquí me hallo trabajando para luchar contra la pobreza y para el desarrollo de estas personas  Se trata de romper el famoso “círculo de la pobreza”. Pero me doy cuenta de que mi labor tiene muchísimo que ver con la política, las relaciones, la gestión del riesgo y la seguridad, el dinero de bolsillos ajenos y los intereses locales. También tiene que ver con llegar cada noche a mi cama con el cuerpo en suficiente buen estado y la mente lúcida y decidida. Escribo esto porque quiero destacar algunos aspectos de nuestro trabajo que pienso pasan desapercibidos y, en muchas ocasiones, son precisamente la clave del éxito. 

Bancos: en esta zona, una serie de bancos y de empresas financieras (como un banco, pero sin depósitos ajenos) tienen y mantienen una importantísima fuente de ingresos, gracias  a la pobreza de estos colonos.  Todo el mundo está aquí endeudado. Y además, mal endeudado. Por este motivo, una de las principales gestiones a llevar a término antes de estrenar nuestra IMF, será pactar con la banca las “condiciones de salida” de los créditos que ahora mismo están vigentes y que son en realidad, la deuda que no permite que los colonos crezcan y se desarrollen. 

Políticos: Si reunimos a todos los pobladores de los cuatro asentamientos, veremos que hablamos de unas cinco mil personas. Más de la mitad, con derecho a voto. Gestionar con la clase política local la puesta en marcha de la IMF es clave para que ésta tenga éxito y se la respete desde otras instituciones. O lo que es lo mismo: no hacerlo es condenar a la IMF al desastre, puesto que sin el apoyo político, la IMF será débil y muy vulnerable. 

Guerrilla: Y si es vulnerable, más lo será ante el EPP (Ejército Popular Paraguayo) guerrilla sorprendente, que actúa siguiendo oscuras instrucciones (de no se sabe quién) y con la que se debe pactar un calendario de desarrollo local. Su opinión es importante, e incorporar algunas de sus sugerencias es clave para que la IMF sea también “del pueblo” y en consecuencia, se la deje trabajar sin altercado alguno. Y con seguridad. 

Por tanto, uno quiere crear una IMF y para ello, debe gestionar previamente y de forma lo más efectiva posible, un abanico de relaciones y acuerdos de todo tipo. Y para ello, también previamente, se debe conocer quién manda en estos asentamientos, cual es el equilibrio de poder a nivel comunitario, cómo se organizan los colonos, quienes son sus líderes. A quién aman. Y también a quién odian. 

En definitiva, este trabajo me ha devuelto a los orígenes de las microfinanzas. Personas ajenas a nuestro sector pueden creer que crear una IMF es planificar adecuadamente un plan de desembolsos y devoluciones. Como elaborar un enorme y sofisticado Excel. Pero no. Nada más lejos de la realidad. Crear una microfinanciera significa gestionar los intereses ajenos y diseñar un equilibrio social bajo cuyo paraguas se satisfagan un buen número de intereses personales. Administrar con habilidad este escenario es en mi modesta opinión la principal habilidad de este trabajo. Sin este entorno equilibrado, ninguna IMF tiene la más remota posibilidad de sobrevivir en Espíritu Santo. La banca satisfecha; los políticos obteniendo rédito; la guerrilla informada y siendo (supuestamente) coprotagonista del diseño y la acción local.  Los líderes locales, respetados y participando.  Ahí está en realidad las claves del éxito. Es volver a los orígenes.

19 de julio de 2013

MICROFINANZAS DE IDA Y VUELTA: el potencial de desarrollo de los migrantes

Tags: microfinanzas, migración, retorno | by Inma Martín Alegre, Servei Solidari

La crisis económica y el retorno productivo

Las organizaciones que nos dedicamos a tratar con personas de origen extranjero asistimos, desde hace al menos un par de años, a una nueva situación en la que estas personas deciden regresar, de manera masiva,  a su país de origen para establecerse definitivamente. 

La viabilidad de un retorno definitivo al país de origen toma protagonismo en un entorno de crisis económica en España que ha generado una dramática pérdida de ocupación en sectores donde estas personas se empleaban de forma mayoritaria (como la construcción) así como la emergencia económica de muchos de sus países de origen (en la que los migrantes han influido de manera determinante con el impacto de sus remesas). Si añadimos condicionantes personales, como la separación de parte de la familia, se acaba  de definir para estas personas la oportunidad de iniciar un nuevo proceso migratorio.

 

Este es un proceso de reacomodación de expectativas y un diseño de un nuevo proyecto vital. Muchas de estas personas son mayores de 40 años y con dificultades de empleabilidad en un nuevo mercado laboral exigente y dinámico. Por otro lado el mismo proyecto migratorio en España  ha implicado formación y experiencia en nuevos sectores. El migrante se plantea entonces poner en marcha su propio medio de vida: el retorno productivo es una de las opciones más populares.  

En estos casos aunque la persona cuente con ahorros, o bien se acoja al programa estatal que posibilita el cobro de la capitalización del desempleo en su país de origen, necesitará financiación externa.  Sin ella, el proyecto empresarial que tiene en mente no será realizable.  

Una oportunidad a aprovechar por las instituciones de microfinanzas

Por otro lado, los sistemas financieros de estos países conciben como clientes de crédito sólo a aquellas personas que puedan presentar un perfil crediticio no sólo adecuado a su nivel de “scoring” sino que hayan residido un tiempo mínimo en el país. Dicha política se aplica también en el marco de las instituciones microfinancieras, quienes aseguran muchos casos la financiación únicamente a negocios ya creados, con un mínimo de vida  de uno o dos años.

 

El migrante se encuentra en la situación, por tanto, de aportar necesariamente el total de la inversión inicial de su negocio si quiere comenzar a trabajar de manera inmediata tras regresar a su país. Si no, el proyecto empresarial resulta ser una primera fase mucho más pequeña y precaria que la iniciativa inicial pensada; o el migrante habrá de subsistir durante un tiempo con sus ahorros hasta contar con el perfil crediticio suficiente para poder acceder a  los productos de crédito.  

La posibilidad de contar con este colectivo como clientes es una opción que algunas instituciones de microfinanzas han comenzado a valorar. Desde el punto de vista comercial es sin duda un nicho de mercado amplio por varias razones. En primer lugar, los migrantes pueden capitalizar parte de sus remesas antes de regresar a través de giros o transferencias a una cuenta a su nombre. Son un grueso de clientes importantes que genera ingresos en formato de ahorro. En segundo lugar los migrantes cuentan con ahorros en España que habrán de gestionar transferir en el momento de la gestión del retorno.

El impacto beneficioso  para la persona migrante es evidente pues puede iniciar la planificación de su proyecto empresarial antes de regresar y en consecuencia, organizar sus finanzas personales de acuerdo a la situación futura.

Para ello, las microfinancieras y entidades crediticias han de poder establecer los procesos necesarios que faciliten y agilicen los trámites a distancia, así  como la difusión de acceso de estos productos. Las organizaciones de migrantes en España son, sin duda, aliadas clave para conseguir este último objetivo pues su capacidad de difusión y convocatoria aseguran que la información llegue efectivamente a los destinatarios.

Con el apoyo de las nuevas tecnologías, a través del fomento de la accesibilidad de la gestión mediante el uso de internet y los Smartphones dichos procesos serían razonablemente sencillos de implementar  y se daría respuesta, finalmente, a una necesidad evidente de este numeroso grupo de personas. 

13 de junio de 2013

Abierto el periodo de inscripción para el Máster Internacional en Microfinanzas para el Emprendimiento (MIME)

Post elaborado por Gonzalo Luzárraga Álvarez, Coordinación Máster Internacional en Microfinanzas para el Emprendimiento.

El Máster Internacional en Microfinanzas para el Emprendimiento, Título Propio de la Universidad Autónoma de Madrid, vuelve en una nueva edición en la que se ha dado más importancia al emprendimiento y la inclusión social sin dejar de lado su tradición de análisis de las microfinanzas a nivel mundial por regiones.

Pionero en este campo de la Economía, el Emprendimiento, la Inclusión Financiera y la Cooperación al Desarrollo, ofrece una excelente formación compaginando teoría y práctica gracias a un exclusivo panel internacional de profesores de primer orden del sector.

Concretamente, el mayor valor del máster radica en su profesorado internacional, con reconocida experiencia en el sector de las microfinanzas y/o proveniente de las principales universidades del mundo. Destacamos la participación de profesores como John Hatch (padre de las microfinanzas en América Latina y fundador de FINCA International), Claudio González-Vega (experto académico, profesor en Ohio State University) o Micol Pistelli (The Mix Market – Desempeño Social), entre otros.

El programa abarca todos los aspectos de las microfinanzas, centrándose no solo en aspectos financieros y sociales sino también proporcionando las distintas perspectivas del mundo microfinanciero según el lugar geográfico donde se desarrollen y las necesidades de la población objeto de las mismas.

El título tiene una duración de un curso académico, desde finales de octubre hasta junio, con un total de 400 horas lectivas presenciales impartidas en inglés y castellano, de lunes a viernes de 18:00 a 21:00.

El elenco de profesores supera los 30 ponentes que ofrecerán su experiencia profesional y personal fomentando la discusión y el debate en el aula y hace de este postgrado un entorno único para profundizar en todos los aspectos de esta herramienta para el emprendimiento y la inclusión financiera. Además el Máster Internacional en Microfinanzas para el Emprendimiento incluye  en su programa la realización de prácticas, ofreciendo a los alumnos una bolsa de Instituciones Microfinancieras compuesta por más de 40 entidades de primer nivel en España, Europa y resto del mundo. Muchos de nuestros alumnos permanecen en estas instituciones contratados gracias a los conocimientos y la experiencia adquirida.

En la situación en que se encuentra la industria microfinanciera actualmente es de vital importancia dar una mayor profundidad al mercado y definitivamente trabajar en productos y en ideas innovadoras que permitan que se fortalezcan las microfinanzas y las buenas prácticas. Esta formación, específica, actual y heterogénea proporciona el conocimiento necesario como para poder construir el mundo microfinanciero futuro.

 

Para participar en la siguiente edición del Máster (2013/2014) es necesario estar en posesión de un título universitario de licenciado o equivalente y presentar la documentación requerida, disponible en nuestra página web, donde se puede encontrar toda la información relativa al título.

Para cualquier consulta o información adicional pueden contactar con el Máster Internacional en Microfinanzas para el Emprendimiento escribiendo a master.microcredito1@uam.es 

 

12 de junio de 2013

Las Sin Banco

Tags: microcrédito | by Nacho Zabaleta

Post elaborado por Nacho Zabaleta, autor de "Las Sin Banco" 

En estos momentos de incertidumbre financiera nos preguntamos por la utilidad de los bancos. Sin embargo, la mitad de la población mundial no tiene acceso a servicios bancarios tales como abrir una cuenta de ahorro, adquirir un seguro y por supuesto, pedir un préstamo. Están exclusión les impide planificar sus vidas. Las microfinanzas han dado respuesta a las necesidades de millones de personas mejorando su calidad de vida y de los suyos.

“LAS SIN BANCO” pretende introducir al lector sobre la historia, logros, ventajas, limitaciones, complejidades y futuras posibilidades de evolución de las microfinanzas entre los más pobres. Salpicado de ejemplos prácticos, los conceptos están contrastados con los principales referentes internacionales en esta materia.

El resultado, un texto ameno y de fácil lectura que proporciona las claves para descubrir las microfinanzas como una poderosa herramienta de lucha contra la pobreza y el acceso al mercado financiero como un derecho universal.

Jose Ignacio Zabaleta Kaehler, CFA, es profesor de dirección financiera en la Escuela de Negocios MBA, en Las Palmas de Gran Canaria, España. Asimismo trabaja como consultor internacional en materia de microfinanzas desde hace más de 10 años.

20 de mayo de 2013
Tags: inclusión financiera, medición, México, encuesta | by El Huffington Post - Verónica López Sabater

Compartimos por este medio el post publicado en El Huffington Post el pasado 1 de mayo.  

 

Hace unos días -el día 25 de abril- fueron publicados los resultados de la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) de México. Éste ha sido un esfuerzo hercúleo de la Comisión Nacional de Banca y Valores y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) que buena parte de los que estamos interesados en los retos de la inclusión financiera esperábamos como agua de mayo poder conocer. Se trata de una medición de las pocas que se han llevado a cabo en el mundo con este nivel de detalle, y exclusivamente desde el punto de vista de la demanda, con las enormes dificultades que ello conlleva y la inigualable riqueza de los aspectos analizados. Con más de 7.000 entrevistas a hogares, las autoridades mexicanas cuentan hoy con más y mejor información del grado de acceso de la población a los servicios financieros existentes, del uso que de ellos realizan, de la calidad que los usuarios perciben de los mismos y el bienestar (o malestar) que les reporta su uso.

¿Por qué es esta información importante? Son varias las razones que motivan la respuesta afirmativa a esta pregunta.

En primer lugar, porque en países como México el objetivo de la inclusión financiera se encuentra hoy en posiciones prioritarias en la agenda política, apoyado con firmeza por la comunidad internacional. Es miembro de la OCDE pero con importantes retos de desarrollo pendientes, entre ellos la inclusión financiera; con más de 112 millones de habitantes de los que el 51% se encuentra por debajo de la línea de pobreza nacional; y tiene un porcentaje de crédito privado sobre el PIB de apenas un 26,1% en 2011 (en España, este indicador asciende al 205,9%; en Brasil, por acudir a un país de la dimensión de México, al 61,4% o en Chile, también miembro de la OCDE, al 71,2%, todos ellos según datos del Banco Mundial). Tomar decisiones de política pública sin información oportuna no resulta una práctica muy inteligente ni efectiva.

En segundo lugar, porque permite realizar una radiografía de la situación de acceso y uso de los servicios financieros -y lo que es quizá más importante, de la falta de acceso, de las motivaciones del uso, del no uso y del abuso de determinados productos y servicios- que ofrece una línea de base (foto del momento cero) contra la que contrastar, a lo largo del tiempo, el efecto de las políticas puestas en marcha. De este modo puede evaluarse tanto la efectividad (¿conseguimos el objetivo perseguido?) como la eficiencia (¿a qué coste?) de las políticas.

En tercer lugar, una encuesta tan innovadora y representativa constituye un valioso referente para otros países, tanto por el esfuerzo metodológico incurrido que ya está siendo compartido en el seno de la Alianza Global para la Inclusión Financiera del G20, como por las decisiones de política que surjan a partir del análisis detallado de los datos recabados.

Por último, este esfuerzo visibiliza la relevancia de determinados comportamientos de la población, condicionados por tres factores básicos: (i) la oferta de productos y servicios disponible en el mercado - que puede o no existir de forma universal (acceso) e idónea (calidad) para todos los potenciales clientes; (ii) la experiencia presente y pasada (uso); y la educación financiera de los usuarios, condición ésta última necesaria - junto con una adecuada protección al cliente - para que la inclusión financiera sea generadora de bienestar y promotora de inclusión en otros ámbitos de la vida.

Pues bien, la ENIF, en línea con lo expuesto, arroja datos tremendamente interesantes. Sin ánimo de ser exhaustivos, destacamos un par de ellos. Nos llama poderosamente la atención - aunque es una tendencia que ya hemos visto en países como Chile - el hecho de que el producto financiero estrella sea la tarjeta de crédito departamental, esto es, emitida por grandes almacenes. Concretamente, del total de adultos que afirman contar con un producto de crédito (apenas el 27,5 % de la población adulta, alrededor de 19,5 millones de adultos), el 72,2% dispone de una tarjeta de crédito departamental, y sólo el 32,9% dispone de una tarjeta de crédito bancaria. Les siguen, lejos, el crédito personal (12.8%), el crédito nómina (9,3%) y el crédito hipotecario (7,3%). ¿Qué ocurre con el 72,5% restante? El 48,6% de la población adulta no dispone de ningún tipo de crédito formal y el 33,7% prefiere financiarse de manera informal a través de préstamos de la familia o de amigos.

Desde la perspectiva del ahorro, sólo el 35,5% de los adultos cuenta con algún producto de ahorro formal (incluido aquí el equivalente a nuestra cuenta corriente, puramente transaccional), y los datos apuntan a que la mayoría de los que responden afirmativamente son trabajadores asalariados, ya que del total, el 60,5% reconoce tener cuentas nómina.

Recordando nuestra anterior entrada a este blog, mucho tienen que ver estos resultados con la elevada incidencia de la informalidad en México, donde 6 de cada 10 trabajadores -según cálculos del propio INEGI- son informales.

« Siguientes Anteriores »
Iniciativa financiada por: Iniciativa financiada por AECID
2019 © remEX - red española de microfinanzas en el exterior. Todos los derechos reservados.